Salud sexual del varón - Clínica Urología Alcalá
227
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-227,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
Salud sexual del varón
Salud sexual

Disfrutar de una salud sexual satisfactoria proporciona tanto al individuo, como a su pareja calidad de vida. La erección es un fenómeno fisiológico y natural que implica al pene, al sistema hormonal, al vascular y al nervioso, además de factores psicológicos. Es necesario un perfecto funcionamiento de todos ellos para llenar de sangre los cuerpos cavernosos del pene, y así conseguir que crezca en tamaño, longitud, se haga y mantenga rígido. Características, todas ellas, necesarias para una relación sexual satisfactoria.

Las alteraciones de la líbido, la eyaculación precoz, la enfermedad de Peyronie, problemas de frenillo o incluso fimosis dificultan la salud sexual del individuo. La eyaculación precoz es una patología frecuente que puede generar problemas psicológicos importantes. Es necesario consultar con un especialista para descartar una causa orgánica así como para aplicar el tratamiento médico adecuado.Después de cualquier intervención quirúrgica sobre la zona genital es frecuente que se produzca un fuerte impacto psicológico y ello puede acarrear trastornos sexuales de causa emocional como problemas de deseo, disfunción eréctil o insatisfacción sexual.

Mejor alternativa terapéutica

DISFUNCIÓN ERÉCTIL

La Organización Mundial de la Salud define la disfunción eréctil, conocida también como impotencia, como: “la incapacidad persistente o recurrente para conseguir y/o mantener una erección suficiente para tener una relación sexual satisfactoria”.

Más de la mitad de los varones mayores de 50 años padecen algún grado de disfunción eréctil.

Según los datos del estudio EDEM la sufren del 12% al 19% de los hombres españoles de 25-70 años.

Históricamente se consideraba que ésta era de origen psicológico (ansiedad, estrés, depresión, problemas de pareja), pero hoy en día se ha demostrado que más de un 85% son por causas orgánicas (hipertensión arterial, ateroesclerosis, diabetes, alteraciones del perfil lipídico, obesidad, sedentarismo, enfermedades neurológicas, problemas hormonales, traumatismos, intervenciones quirúrgicas o tratamientos farmacológicos). Después de cualquier intervención quirúrgica sobre la zona genital es frecuente que se produzca un fuerte impacto psicológico y ello puede acarrear trastornos sexuales de causa emocional como problemas de deseo, disfunción eréctil o insatisfacción sexual. La disfunción eréctil no es una enfermedad grave, pero puede tener un impacto muy negativo, importante en la calidad de vida del paciente y/o su pareja. Es un trastorno bastante frecuente y suele sufrirlo además gente joven.

La disfunción eréctil puede ser un síntoma precoz de enfermedad cardiovascular debido a que ambas comparten factores de riesgo como son: la obesidad, el tabaquismo, el colesterol elevado, la hipertensión, el hipogonadismo o la falta de ejercicio.

El tratamiento de los problemas prostáticos puede repercutir en la actividad sexual. Es frecuente utilizar fármacos que bloquean las hormonas sexuales masculinas, antiandrógenos, que pueden provocar una marcada disminución de la líbido y generar disfunción eréctil. Según el tipo de cirugía o tratamiento a realizar existe un riesgo de disfunción eréctil, de ahí la importancia de estar bien informado por el urólogo y la conveniencia de uno u otro.

Detectado el origen de estos trastornos, el paciente es fácilmente tratado.

Disfunción eréctil

¿SUFRO DISFUNCIÓN ERÉCTIL? TEST IIEF-5 (SHIM)

Para evaluar el grado de su función eréctil conteste el siguiente cuestionario o Escala Internacional de Disfunción Eréctil (IIEF). Anote la suma final de sus respuestas.

Salud sexual del varón

Sume las puntuaciones y anótelo. En caso de que le haya salido un valor por debajo de 21 debe consultar con el urólogo

Chequeo urológico
Eyaculación precoz

EYACULACIÓN PRECOZ

La eyaculación precoz consiste en la incapacidad de ejercer un control voluntario sobre el reflejo eyaculatorio antes del coito o inmediatamente después de éste, generando una molestia física o psicológica en la persona que lo padece.

No existe una definición universalmente aceptada debido a la carencia de instrumentos que permitan la detección específica de este trastorno. Es por ello, que en función de distintas sociedades o grupos científicos, podemos encontrar diferentes definiciones para la eyaculación precoz.

Algunas de ellas marcan como eyaculación precoz cuando el tiempo límite tras el coito es de 2 minutos. Por otro lado, es difícil estimar la frecuencia exacta de dicha patología dado que en ocasiones no se consulta con ningún médico. Según algunos estudios puede variar entre el 20-40%.

La causa más frecuente de que aparezca la eyaculación precoz es la psicológica, aunque en ocasiones se puede asociar con otras enfermedades tanto urológicas como sistémicas (endocrinológicas, neurológicas, etc.). Además, algunos estudios hablan de cierta asociación genética.

La principal consecuencia que puede tener la eyaculación precoz es el impacto psicológico del que lo padece. Ésta puede generar y asociarse a otros problemas de la esfera sexual como la disminución de la líbido o la disfunción eréctil. En los casos de eyaculación previa al coito, incluso puede generar problemas de fertilidad.

El tratamiento actual frente a este tipo de eyaculación se basa en el consejo psicológico (técnicas de relajación, etc..) y en la administración de fármacos previamente a tener relaciones sexuales para alargar el tiempo de coito.

Disfunción eréctil

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ETS)

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o enfermedades venéreas, son un conjunto de afecciones clínicas infectocontagiosas que se transmiten de persona a persona por medio del contacto sexual que se produce, casi exclusivamente, durante las relaciones sexuales, incluido el sexo vaginal, el sexo anal y el sexo oral.

Pueden transmitirse también por uso de jeringas contaminadas o por contacto con la sangre u otras secreciones, y algunas de ellas pueden transmitirse durante el embarazo o el parto, desde la madre al hijo.

Medidas para prevenir las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son: una educación sexual oportuna para conocer las enfermedades de este tipo y la forma de contagio, la higiene de los órganos sexuales (se debe practicar el baño diario con jabón y el secado cuidadoso de los genitales) y la utilización de mecanismos protectores como el preservativo cuando se tenga alguna relación sexual.

La mayor parte de las enfermedades de transmisión sexual son causadas por dos tipos de gérmenes: bacterias y virus, pero algunas también son causadas por hongos y protozoarios. La mayoría pueden curarse recibiendo el tratamiento antibiótico adecuado.

A menudo el hombre puede confundir por sus síntomas, una infección de transmisión sexual como la uretritis (gonorrea, clamidias) con una infección de orina simple (escozor al orinar). Las enfermedades de transmisión sexual son causa de problemas de salud graves, es importante hacer un diagnóstico adecuado, para recibir el tratamiento más idóneo y poder descartar otras infecciones de transmisión sexual concomitantes.

Las enfermedades de transmisión sexual son causa de problemas de salud graves, es importante hacer un diagnóstico adecuado, para recibir el tratamiento más idóneo y poder descartar otras infecciones de transmisión sexual concomitantes.

Salud sexual
Clínica Urología Valencia

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies.

Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar