Otras - Clínica Urología Alcalá
245
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-245,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
Clínica Urología Valencia
Otras patologías

FIMOSIS Y FRENILLO

Se define como la incapacidad para retraer el prepucio. Puede producir dolor con las relaciones sexuales e incapacidad para la erección, o dolor con el lavado e higiene cotidiana.

En los recién nacidos aparece de forma fisiológica y en el 90% de los casos se “cura”, por sí sóla, permitiendo que el prepucio se retraiga completamente a la edad de 3 años. A pesar de que en su mayoría afecta a niños, se puede padecer a cualquier edad, y en los mayores, como consecuencia de infecciones balanoprepuciales de repetición, puede producir estenosis del orificio y causar dificultad para orinar.

La presencia de fimosis favorece la aparición de cáncer de pene en el adulto, infecciones, fisuras y sangrado.

La circuncisión es una intervención que se realiza para tratar la fimosis y consiste en la extirpación de parte de la piel del pene o prepucio que recubre la parte final del pene o glande. El tratamiento es quirúrgico realizando una sección del frenillo y una exéresis del tejido prepucial estenótico o redundante de forma ambulante con anestesia local, sin necesidad de ingreso.

Fimosis y frenillo

VASECTOMÍAS

Es una técnica de planificación familiar que se realiza en hombres que no desean tener más hijos. Consiste en la sección y exéresis de un trozo del conducto deferente, interrumpiendo así el paso de los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra.

Se realiza una pequeña incisión en el escroto, con anestesia local, no precisando ingreso la cirugía.

El efecto anticonceptivo no es inmediato, el paciente debe esperar unos 2 meses a tener los resultados del primer espermiograma.

Vasectomías

HIDROCELE Y VARICOCELE

El hidrocele es una bolsa llena de líquido seroso alrededor del testículo o del cordón espermático, hinchazón que suele ser indolora. Cuando crece en exceso y produce molestias, o cuando está infectado se indica la cirugía, que puede hacerse de manera ambulatoria o con una noche de ingreso.

El varicocele es una dilatación de las venas a lo largo del cordón espermático por un fallo valvular venoso. Se palpan formaciones en el escroto como si fuera un saco de gusanos.

La incidencia global se sitúa en torno al 15 % de la población general, y de éstos, entre el 20 % y el 40% presentan infertilidad clínica. Más del 90% de los varicoceles son del lado izquierdo, entre el 5% y el 8% son bilaterales y menos del 5% son del lado derecho. Aparece sobre todo en hombres entre 15 y 25 años.

No siempre está indicada la cirugía pero en caso de realizarse se ligan las venas dilatadas accediendo mediante una incisión a nivel inguinal o un poco más alta y puede ser de forma ambulatoria o con una noche de ingreso.

Hidrocele y Varicocele

INCURVACIÓN DEL PENE

La enfermedad de La Peyronie es la causa más frecuente de incurvación del pene. Se trata de un trastorno del tejido conectivo peneano que produce una cicatriz fibrosa de la túnica albugínea de los cuerpos cavernosos.

La prevalencia se estima por debajo del 1% entre todos los varones, pero afecta al menos al 5% de los hombres de más de 50 años.

La lesión se puede palpar durante la flacidez peneana y se manifiesta deformando el pene durante la erección.

La verdadera causa de este proceso inflamatorio se desconoce, aunque el microtrauma y un trastorno de curación de las heridas, que desarrolla una cicatriz hipertrófica, se considera el mecanismo más aceptado. Comparte ciertos factores fisiopatológicos comunes con otras enfermedades.

La tríada clásica de la enfermedad de La Peyronie es induración en el pene, dolor y curvatura del pene en la erección. De forma secundaria, el paciente puede sufrir disfunción eréctil y/o acortamiento del pene.

Durante la manifestación de la enfermedad de La Peyronie es recomendable evaluar, por parte del experto en Urología:

Incurvación del pene
  • Las manifestaciones clínicas, para orientar la fase de la enfermedad
  • La exploración física del pene, localizar las placas y medir la longitud del pene, que influirá en la cirugía
  • La función eréctil y función sexual general

Contrariamente a lo que se cree, la enfermedad de La Peyronie tiene bajas tasas de resolución espontánea, la vigilancia expectante está poco indicada y habrá que recurrir a la cirugía.

El tratamiento médico o conservador de la enfermedad de La Peyronie se centra en la etapa temprana de la enfermedad, cuando está presente el dolor y la progresión de la curvatura.

La cirugía se debe considerar sólo cuando la enfermedad ha permanecido estable durante, al menos, seis meses, si ha fallado el tratamiento médico, y cuando el pene tiene un grado de incurvación o disfunción eréctil que impide el coito. Se realiza bajo anestesia general o regional precisando generalmente una noche de estancia hospitalaria.

NOCTURIA

¿Se levanta por las noches a orinar?

Nocturia es la necesidad de despertarse una o más veces durante la noche para orinar. Despertarse una vez por la noche para orinar es muy frecuente y a menudo no es incómodo. Sin embargo, si nos despertamos más de dos veces para orinar, puede ser posible que esto altere nuestra calidad de vida y bienestar emocional. Además, puede producir que estemos más cansados durante el día, lo que afectará nuestra productividad, capacidad de concentración y vida social.

Es importante un correcto diagnóstico para poder brindarle un tratamiento adecuado para su caso.

La cirugía se debe considerar sólo cuando la enfermedad ha permanecido estable durante, al menos, seis meses, si ha fallado el tratamiento médico, y cuando el pene tiene un grado de incurvación o disfunción eréctil que impide el coito. Se realiza bajo anestesia general o regional precisando generalmente una noche de estancia hospitalaria.

Por debajo de los 30 años afecta más a las mujeres, mientras que por encima de los 50 años, afecta más a los hombres y por encima de los 60 años la probabilidad de padecer nocturia aumentan en ambos sexos por igual. Algunas causas de nocturia son aumento de producción de orina por la edad, diabetes tipo I y II, vejigas de menor tamaño, alteración de la salida de la vejiga (Hiperplasia benigna de próstata), vejiga hiperactiva, trastornos hormonales, apnea obstructiva del sueño e hinchazón de tobillos y piernas (insuficiencia cardíaca).

Como puede ver, la nocturia es un padecimiento que puede tener múltiples causas.

Nocturia

VEJIGA HIPERACTIVA

La vejiga hiperactiva (VH) es un síndrome que engloba un conjunto de síntomas urinarios que acontecen durante la fase de llenado de dicha vejiga: necesidad repentina y severa de orinar difícil de postponer (urgencia miccional), normalmente acompañada de frecuencia miccional aumentada (más de 7) y nocturia (levantarse reiteradamente por la noche a orinar), con o sin incontinencia urinaria de urgencia (IUU). Estos síntomas son comunes y pueden afectar tanto a hombres como a mujeres.

Su prevalencia aumenta con la edad, con un 30-40% en mayores de 75 años.

El tratamiento de inicio son medidas higiénico-dietéticas y modificación de la conducta, incluyendo entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico.Se puede asociar tratamiento farmacológico y si no hay respuesta considerar otras técnicas especializadas.

En otras muchas ocasiones no se consigue conocer la causa.

Las causas de vejiga hiperactiva pueden ser varias. En los varones, la más frecuente es el crecimiento benigno de la próstata, pero trastornos neurológicos como el párkinson, o el deterioro de los nervios periféricos que ocasiona la diabetes de larga evolución, también pueden generar una vejiga hiperactiva.

La mayoría de las personas, cuando la vejiga se encuentra llena, envía una señal al cerebro para informarnos que debemos vaciarla (síntomas de llenado). Para vaciar la vejiga es necesario un ambiente socialmente adecuado que facilite al cerebro enviar una señal a la vejiga para comenzar a orinar. La frecuencia con la que orinamos depende principalmente de cuanto líquido bebemos al día. La mayoría de las personas orinan menos de 8 veces al día y una o ninguna vez durante la noche.

Vejiga hiperactiva
Clínica Urología Valencia

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies.

Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar