Salud prostática

Hiperplasia benigna de próstata: qué es

La próstata es una glándula del varón con forma de castaña, colocada debajo de la vejiga y por delante del recto. La uretra, el conducto por donde orinamos, atraviesa la próstata por el centro y elimina la orina que sale desde la vejiga. Es el órgano que con mayor frecuencia se ve afectado por enfermedades en los hombres mayores de 50 años.

Su función principal es producir un líquido que se une al semen para mejorar la calidad de los espermatozoides.

Las tres enfermedades de la próstata que se desarrollan más frecuentemente son a Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP), el Cáncer de Próstata y la Prostatitis. Pueden ocasionar una significativa disminución de la calidad de vida en los pacientes que la presentan, debido a las molestias urinarias que comporta.

El término hiperplasia indica que se produce un agrandamiento de la próstata, que puede comenzar a partir de los 40 ó 45 años y cursa con síntomas obstructivos, relacionados con la dificultad para vaciar la vejiga, y síntomas irritativos. La HBP es el aumento benigno (no cancerosa) del tamaño de la próstata.

Síntomas de la HBP

Los síntomas suelen aparecer de forma lenta y gradual. Los más frecuentes son:

- Dificultad para iniciar la micción: cuesta empezar a orinar

- Disminución del calibre y la fuerza del chorro

- Sensación continua de necesidad de orinar (tenesmo), vaciado incompleto

- Puede producirse un goteo al final de la micción

- Micción en varios tiempos

- Nicturia: necesidad de levantarse a orinar durante la noche más de una vez

- Polaquiuria: aumento de la frecuencia de la micción a lo largo del día

- Urgencia miccional: tener que ir rápidamente al servicio cuando se tienen ganas

- Incontinencia: en algunos casos el paciente no puede aguantar la orina y se producen escapes

Diagnóstico de la HBP

El diagnóstico se realiza por medio de:

- Los síntomas urinarios explicados al médico y valorados por éste. Cuestionario IPSS

- Una exploración física, que habitualmente incluye la realización de un tacto rectal para valorar el tamaño y la consistencia de la próstata

- Un análisis de sangre y de orina (según el médico considere oportuno) para descartar otras afecciones

- En ocasiones, una ecografía para valorar los riñones, el tamaño de la próstata y el posible residuo que queda dentro de la vejiga debido a la obstrucción, al igual que otras posibles exploraciones que el médico considere adecuado realizar.


Tratamiento de la HBP

En el tratamiento de la HBP se deben tener en cuenta aspectos bien diferentes: los factores higiénico-dietéticos, las modificaciones en el estilo de vida y el tratamiento con fármacos. En última instancia sería necesaria la intervención quirúrgica.

- Factores Higiénico-Dietético. Existe una relación directa entre el consumo de determinadas bebidas y comidas con la progresión de la HBP. Por ello existe una lista de recomendaciones dietéticas que se deben seguir.

- Algunos medicamentos pueden influir negativamente en la progresión de la HBP, por lo que se debe hablar con el médico para que informe exactamente al paciente de todos los fármacos que toma.

- Además, se recomienda adoptar determinados cambios higiénicos y de estilo de vida, entre ellos la micción, que se han de adoptar de forma sistemática y regular. - Existen distintos fármacos que se han demostrado eficaces en el tratamiento de la HBP.

- En el caso de pacientes que presenten síntomas muy intensos y molestos (que afecten sensiblemente a la calidad de vida), podría estar indicado el tratamiento quirúrgico, que puede ser por técnicas endoscópicas (RTU o Láser) o por cirugía abierta (adenomectomía). El tratamiento se indica de forma específica e individualizada, según las características del paciente



¿Qué es la cirugía con Laser Verde?

La cirugía con Láser Verde, fotovaporización de la próstata, constituye un procedimiento mínimamente invasivo con una fibra que se introduce en la uretra por medio de un cistoscopio.
La fibra administra energía Láser de alta potencia que calienta rápidamente el tejido prostático, vaporizándolo y sín producir sangrado, elimina el tejido que obstruye.
Tras la intervención, se recupera rápidamente el flujo urinario normal, y se alivian los síntomas. El resultado es un conducto urinario más despejado para el paso de la orina, más seguro y con menos efectos secundarios y tiempo de hospitalización que con otras técnicas.



¿Tengo síntomas prostáticos? Test IPSS

Para evaluar su estado prostático conteste el siguiente cuestionario IPSS, Escala Internacioanl Síntomas Prostáticos. Anote la suma final de sus respuestas. En caso de que le haya salido un valor por encima de 8 debe consultar con el urólogo. En clínica urología AlacaláSantaella valoraremos sus síntomas prostáticos y le ofreceremos la mejor alternativa terapéutica para usted.

Resultados

Sume las puntuaciones y anótelo. En caso de que le haya salido un valor por encima de 8 debe consultar con el urólogo.